[ePub] LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) descargar gratis

02 March 2024

Views: 28

Libro LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) Descargar PDF - ANNE RICE

Descargar eBook gratis ➡ http://filesbooks.info/pl/libro/19800/791

LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3)
ANNE RICE
Número de páginas: 656
Idioma: CASTELLANO
Formatos: Pdf, ePub, MOBI, FB2
ISBN: 9788490707685
Editorial: B DE BOLSILLO (EDICIONES B)
Año de edición: 2019

Descargar o leer en línea LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) Libro gratuito (PDF ePub Mobi) de ANNE RICE.
LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE PDF, LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE Epub, LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE Leer en línea , LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE Audiolibro, LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE VK, LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE Kindle, LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE Epub VK, LA REINA DE LOS CONDENADOS (CRÓNICAS VAMPÍRICAS 3) ANNE RICE Descargar gratis

Overview
La tercera entrega de las «Crónicas Vampíricas» nos aproxima de nuevo al abismal mundo de Lestat, esta vez con su amante: la Reina de los Condenados.Lestat, convertido en una famosa estrella del rock, despierta con su música a Akasha, la Reina de los Condenados. La que una vez fuera la reina del Nilo, toma a Lestat como amante y mano derecha, y vuelca todas sus fuerzas en la destrucción de vampiros y varones con el fin de que las hembras creen un nuevo orden.Pese a las súplicas de Lestat, los deseos de la Reina son irrefrenables, y será necesario un sacrificio para acabar con sus ansias de destrucción.«Yo soy el vampiro Lestat, ¿me recordáis? El vampiro que llegó a ser una superestrella del rock, el que escribió su autobiografía. El de pelo rubio y ojos grises, el de insaciables deseos de hacerse visible y famoso. Me recordáis. Quise ser un símbolo del mal en un siglo iluminado donde el mal (en el sentido estricto de la palabra) que soy yo no tiene lugar. Me imaginé incluso que, de esta forma, haría algún bien: jugando a ser el diablo en el escenario. La última vez que hablamos acababa de empezar algo con buen pie...»

Share